23. El traslado desde Filadelfia en Estados Unidos hasta Europa Central


En el único libro profético del Nuevo Testamento, Apocalipsis, la Carta a la Iglesia de Filadelfia (3:7-13) va dirigida a los ángeles de la Iglesia en Filadelfia. “Sin embargo la palabra 'iglesia' no podemos tomarla en el sentido eclesiástico y local. Como tal entendemos las enseñanzas espirituales de la sexta cultura aria, la cultura eslavo-filadélfica” (Alma Excelsior).
La palabra “filadélfico” significa la hermandad de todos los hijos de Dios, tanto demócratas como no demócratas, es decir, personas espirituales y materialistas. La palabra “eslavo” significa toda persona de cualquier nación que se convierta en portadora de la Palabra de Dios y seguidora de las enseñanzas filadélficas, preparadas para esta sexta cultura por Alma Excelsior (1887-1956), nacida en Brno, en la República Checa.
Se trata de enseñanzas no confesionales y no religiosas. El lector entenderá la diferencia a partir de la definición de la más alta iniciada del mundo, Alma Excelsior: “La religión es el fruto modificado del conocimiento espiritual, obtenido a través de la iniciación. La iniciación es una entrada directa en el mundo espiritual”. De esta definición resulta evidente la prioridad de la sabiduría venida del cielo ante la sabiduría general de profetas y fundadores de religiones, quienes adaptaron la sabiduría para hacerla comprensible a la gente sencilla.
La profundidad y el alcance de los conocimientos espirituales de Alma Excelsior son extraordinarios, y éstos pueden distribuirse sólo en forma limitada. Como se trata de una doctrina idealista y plenamente democrática, los materialistas la rechazan, aunque precisamente la ignorancia y la falta de respeto de la Ley moral natural es la principal causa de todos las crisis de las personas y sus organizaciones. La cultura filadélfica busca la educación sólo en base al más nuevo conocimiento espiritual de Alma Excelsior.
Filadelfia, la ciudad del amor fraternal al este de Estados Unidos, fue fundada en 1682 por cuáqueros salidos de Inglaterra, para vivir su fe sin ser perseguidos, según el principio de que no basta con una fe que no se manifieste en buenas obras. Posteriormente la ciudad de Filadelfia se convirtió en la capital de las trece colonias inglesas, en Pensilvania. En 1947 los cuáqueros británicos y estadounidenses recibieron el Nobel de la Paz. Los cuáqueros están convencidos de que en el hombre hay una “semilla de Dios”, que es la fuente de la “luz interior”, y con esta luz es necesario hacer contacto sin mediación de los sacerdotes. Para ellos era y es decisiva la experiencia propia de lo divino en el interior de cada uno. Actualmente son unos cinco millones.
El 4 de julio 1776 los cuáqueros participaron en la Declaración de Independencia en Filadelfia. En ella, los habitantes de las trece colonias americanas se declararon de nuevo fieles al ideal de los derechos humanos naturales, con los que justificaron tanto la ruptura con Inglaterra y la autoridad real, como el derecho a la independiencia y al libre desarrollo. Bajo la presión de las delegaciones del sur fue omitida del texto original la condena de la esclavitud.
Véase este fragmento del texto de la Declaración: “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. ... Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad. Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; y tal es ahora la necesidad que las compele a alterar su antiguo sistema.”
El 23 de octubre de 1918 fue firmado en la misma Sala de la Independencia, por los representantes de la Unión Democrática de Centro Europa, encabezados por el presidente de la Unión, Tomas Garrigue Masaryk (TGM), los programas de los países de la Unión. En el patio, TGM leyó una declaración conjunta, y de acuerdo con el ejemplo histórico sonó la Campana de la Independencia. Esta declaración se considera como el inicio, el nacimiento de la sexta cultura filadélfica. El 20 de noviembre de 1918 TGM, ya como presidente electo, salió del puerto de Nueva York en el buque “Carmania”, rumbo a casa. Ese nombre recuerda el karma, es decir el destino, lo que sugiere que el papel de TGM en América no fue accidental. TGM trajo de Estados Unidos a la Checoslovaquia de entonces la cultura filadélfica, ya prevista en el año 95. No fue casual tampoco el nacimiento de Alma Excelsior en Brno y su contribución espiritual y democrática en el inicio de la sexta cultura filadélfica.
De la opinión moral de TGM: “Es errónea la opinión según la cual alguien religioso es ya una persona moral. Cada persona tiene que ir contra cualquiera que amenace no sólo físicamente, sino también la vida espiritual de las personas. La hermandad universal, lema de la revolución francesa, ya la defendía Platón, alumno de Sócrates (470-399). Democracia no es sólo sistema político, sino también y sobre todo sistema moral. La moral debe ser la meta del individuo y la nación. La violencia sólo engendra violencia. Sin una real corrección del pensamiento y la moral, las revoluciones quitan al diablo, pero ponen a Belcebú. No creo que las reformas necesarias sólo afecten a lo económico. También hay que reformar el pensamiento y la moral. Soy un firme oponente de la visión materialista del mundo. Sin reconocimiento universal de los fundamentos morales del Estado no se puede administrar Estado alguno. Quien no conociera el cristianismo sería un extraño en nuestro terreno cultural.”

            La información de Alma Excelsior no contradice el elemento moral de las enseñanzas cristianas y puede ayudar a los ciudadanos a conocer y reconocer como el propósito principal de la vida humana la espiritualización del ser humano, es decir, el cultivo de la psique humana, que apoya el desarrollo de la salud moral y en consecuencia física de las personas, además de una democracia sana, sin manifestaciones de crisis, ni en gente ni en Estados, causadas por la misma gente y los Estados por su ignorancia e incumplimiento de la Ley moral natural.

 

Gracias por su apoyo financiero, nuestra cuenta cuenta es
IBAN: CZ81 0300 0000 0002 5734 6517

Nombre de la cuenta: SP MZ

 



(Francisco Venzara líder de SPMZ, 21 de febrero de 2013)




 

<< RETORNO

 

Cтарт / Start: 1.3.2007
Oригинал / Original: www.spmz.info
SPMZ • Nádražní 28, 783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech republic

IBAN: CZ81 0300 000 0002 5734 6517
BIC: CEKOCZPP

thank you for your support!