19. CON LA MUERTE NO TERMINA LA VIDA DEL HOMBRE, CON LA MUERTE TERMINA SÓLO SU CUERPO FÍSICO


Es totalmente equivocada la idea de que la vida del hombre en la Tierra termina para siempre con su muerte, la cual termina también para siempre con su responsabilidad por su vida pasada en la Tierra, si vivía bien y honradamente, o mal y deshonradamente.  La muerte del hombre es solamente su renacimiento al mundo espiritual en el cual la gente siempre ha tenido su ciudadanía. "Porque aquí (en la Tierra) no tenemos un hogar permanente. (Hebreos 13, 14) "Nuestra ciudadanía, sin embargo, está en los cielos, … “ (Filipenses 3, 20) En el mundo espiritual el hombre pasa la segunda parte de su vida, en la cual se efectúa la evaluación y la recompensa por su vida recién acabada en la Tierra. Desde hace mucho tiempo, el indicador del bien y del mal es la ley moral natural, en adelante sólo la Ley, llamada la  Ley de sabiduría, amor y justicia. Para el hombre es insidiosa la opinión de que es posible hacer también el mal con el objetivo que luego exista sólo el bien. La segunda parte de la vida del hombre termina con su renacimiento a nuevos padres en la Tierra,  elegidos para él por seres espirituales. A este regreso hoy en día se le llama la reencarnación. Sin ella no sería posible la evolución del hombre a la imagen del Creador que se divide en siete días cósmicos. En la actualidad se efectúa el final del cuarto día cósmico. De la gente depende si deciden convertirse en la luz y no en la oscuridad, es decir, en servidores del mal y en el residuo de la evolución.  Originalmente,  la reencarnación  pertenecía  al  misterio  espiritual,  a pesar de eso existen en la Biblia informaciones explícitas sobre la existencia de la reencarnación: " Y si lo quiere aceptar, él (Juan el Bautista) es Elías que había de venir. El que tenga oídos, que oiga. (Mateo 11, 14.15) El Profeta Elías vivía durante el reinado del soberano de Israel del Norte, Acab (875-853). La reencarnación también se manifiesta en la traducción de la Biblia de Lutero: „Ich bin nacket von meiner Mutter Leibe gekommen; nacket werde ich wieder dahinfahren.“  (Hiob 1, 21) Sobre la reencarnación en la Biblia informa el folleto checo de František Venzara Reinkarnace v Bibli (SPMZ, Štěpánov u Olomouce 2004, ISBN 80-86519-09-0).
La existencia con sentido continua de la vida de las personas y su libertad de elección entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, son garantizadas, ante todo, por el espíritu humano del cual leemos en la Biblia: "Lo que da la vida es el espíritu, el cuerpo solo no significa nada.“(Juan 6, 63) "El espíritu humano es la luz del Señor.“ (Proverbios 20, 27) Sobre el sentido y el objetivo de la vida humana nos informa la Biblia de este modo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.“ (1. Génesis 1, 26) Esta semejanza es espiritual y la aproximación de la gente a este objetivo espiritual sólo puede asegurarse volviéndose el hombre en su totalidad más espiritual paulatinamente mediante la educación y autoeducación. Sin embargo, el hombre en su totalidad no es de una sola pieza, se divide en tres partes: "Dejad que el mismo Dios de paz … para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero.“ (1 Tesalonicenses 5, 23) Es necesario que todas las partes del hombre, incluido el espíritu humano, evolucionen constantemente hacia lo espiritual.
Sobre la educación por nuestro Padre Celestial leemos esta información bíblica: "Nuestros padres carnales por pocos días nos castigaban como a ellos les parecía, mas el Padre Celestial para lo que nos es provechoso, para que recibamos su santificación.“ (Hebreos 12, 10)  La existencia de Dios Padre presupone la existencia de Dios Madre. "¿Acaso me complazco yo en la muerte del impío? dice el Señor Jehová. ¿No vivirá él si se aparta de sus caminos?“ (Ezequiel 18, 23) "No te dejaré caer y no te abandonaré. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la Ley. No te desvíes de ella ni a la derecha ni a la izquierda para que tengas éxito dondequiera que vayas. Medita en ella de día y de noche, para que guardes y cumplas todo lo que está escrito en ella.“ (Josué 1, 5.7) "Porque el ocuparse de la carne es muerte.“ (Romanos 8, 6) La situación en la sociedad en la que el desarrollo de la moralidad, es decir, el desarrollo del carácter y mentalidad humanos, no presentan la prioridad del poder del Estado y de los partidos políticos, la Biblia lo describe de este modo: "El derecho se retiró y la justicia se puso lejos, porque la verdad tropezó en la plaza, y la equidad no pudo venir. (Isaías 59, 14)

            El principio del sueño y de la muerte es el mismo. Este principio es la ausencia del Yo espiritual humano en el hombre. En caso del sueño, esta ausencia dura sólo una noche, en caso de la muerte dura muchos años, ya que el Ángel de la muerte interrumpió (cortó, rasgó, partió) la conexión del Yo con el cuerpo físico por una cinta etérea y con ello hizo imposible la vuelta del Yo a su cuerpo físico. Un ejemplo checo de reencarnación es maestro Jan Hus quemado en  Constanza el 6 de julio de 1415, reencarnado en Jan Amos Komenský, maestro de naciones (1592-1670). Este reencarnó en Tomáš Masaryk (1850-1937) y fue el primer presidente de Checoslovaquia. Sobre el principio de la muerte leemos en la Biblia: "Acuérdate de tu Creador antes que se remueva la cuerda de plata … y el polvo vuelve a la Tierra justamente como sucedía que era, y el espíritu vuelve al Dios que lo dio.“  (Eclesiastés 12, 6.7)

            Las últimas informaciones siguientes sobre el espíritu humano y la muerte fueron tomadas de la investigadora espiritual Alma Excelsior  (1887-1956) que vivió en Boskovice en Moravia, de su libro Sobre reencarnación, karma y sobre la vida póstuma del hombre en Kamaloka.  (ISBN 80-86519-07-4 del  año 2004) Es posible comparar su obra literaria con la importancia de la enseñanza de Jesús que profundizó el conocimiento espiritual del Antiguo Testamento y creemos que esta obra se convertirá en la base ideológica no sólo para la República Checa,  sino también para las naciones vecinas.              

            Inmediatamente después de interrumpir la conexión del Yo espiritual con el cuerpo físico del hombre, cuando el Ángel del Juicio ejerce el juicio sobre su alma, asimismo en el libro del hombre le enseña sus acciones vitales desde la hora de la muerte hasta el nacimiento. El hombre ve lo bueno y lo malo que había hecho en cuanto a la Ley. Por la muerte no son destruidas las fuerzas del bien y del mal, sin embargo, quedan separadas entre sí y partidas. Al mismo tiempo su cuerpo astral se libera y se expande en el universo y de acuerdo con las siete fuerzas planetarias se clasifica en siete cubiertas, capas que forman la base para experimentar la liberación de los instintos y pasiones astrales en el lugar llamado Kamaloka. El eje del cuerpo astral y de otros componentes del hombre en el Kamaloka es el Yo espiritual del hombre. La creación de este cuerpo toma 28 días a partir de la interrupción  de la conexión del espíritu humano y del cuerpo físico. Entonces el hombre desciende a experimentar el Kamaloka. La gente que no cree en la existencia del mundo espiritual puede entrar en Kamaloka tan sólo cuando reconozca que el mundo espiritual existe. El impulso puede ser el momento de experimentar la descomposición de su cuerpo físico en la tumba. La duración del Kamaloka varía y depende del grosor de las cubiertas, capas. En el Kamaloka el hombre repasa su propia vida, desde el nacimiento hasta la muerte de manera que todo lo malo que había causado a los demás, experimenta el mismo. El hombre se queda en el Kamaloka hasta procesar todas sus cubiertas, capas que contienen el mal ilícito. El resultado de esta experiencia es la conciencia del hombre. Por el Kamaloka no pasan solamente los niños que mueren antes de completar los siete años e incluso pueden volver a nacer a los mismos padres. Normalmente el Kamaloka dura aproximadamente un tercio de la vida. En la peor situación se encuentran los suicidas que piensan que mediante su muerte escapan del castigo merecido o que actuando como terroristas obtienen alabanza del Dios. Su sufrimiento es muy grande. Cada suicidio es rebelión contra la voluntad de Dios. Después de terminar el Kamaloka de todas las cubiertas, capas, el hombre es trasladado a una esfera espiritual superior, llamada Devachan, en la cual experimenta  el bien que ha merecido por su vida de acuerdo con la Ley. Después de esta época de diferente duración, el hombre vuelve otra vez a otra 1a. parte, fase de la vida en la Tierra, puesto que solamente en la Tierra el hombre puede limpiarse del mal cometido antes físicamente y de este modo eliminar su carga, su evaluación negativa que le obstaculizaría la prioridad principal de la vida, es decir, volverse más espiritual mediante una vida impersonal de acuerdo con la Ley. Sin embargo, ¿cuántos partidos políticos y cuántos poderes estatales tienen en sus programas como prioridad crear condiciones para la educación moral y autoeducación de los ciudadanos de acuerdo con la Ley y de este modo ayudar (servir) a los ciudadanos a cumplir el sentido de su existencia en el planeta Tierra? ¿Existe acaso en alguna parte de Europa una facultad pedagógica o universidad de educación moral para la democracia? Hoy en día, la vida misma nos demuestra que la moral es más importante que el poder humano, dinero y economía, puesto que solamente la moral de acuerdo con  la Ley es una fuente de confianza para las relaciones mutuas entre las personas y sus organizaciones.



František Venzara   6/2012




 

<< RETORNO

 

Cтарт / Start: 1.3.2007
Oригинал / Original: www.spmz.info
SPMZ • Nádražní 28, 783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech republic

IBAN: CZ81 0300 000 0002 5734 6517
BIC: CEKOCZPP

thank you for your support!