18. EL SECRETO DE LA LIBERTAD


La libertad del ser humano está condicionada por la responsabilidad (penal) del hombre
Una cosmovisión propia es el mayor sistema conductor del hombre
El poder del ser humano está en la capacidad de cumplir con la meta de su cosmovisión
El hombre debiera de llenarse de luz, no de sombra


1. La libertad del ser humano está condicionada por la responsabilidad (penal) del hombre

La condición principal y más importante de la libertad de elección del hombre es contar con una sana responsabilidad, que a nivel físico es posibilitada por el sistema nervioso central. Vinculamos a la responsabilidad los conceptos contencioso-administrativos de la mayoría de edad y de la responsabilidad penal, el delito, bien sea doloso o culposo. También la inteligencia humana está a ella vinculada. Se le llama mongolismo a los defectos congénitos de la responsabilidad y de su desarrollo. El mongolismo compromete el desarrollo psíquico y físico. Estos defectos no son la expresión de una ciega casualidad, sino que están relacionados con vidas anteriores de aquellas personas quienes, con su forma de pensar, sentir y actuar, gravemente sobrepasaron o excedieron constantemente la Ley moral natural (en lo sucesivo solo Ley), a la que desde hace mucho tiempo está sujeta la psiquis humana, es decir, el pensamiento humano (espíritu) y el sentimiento humano (alma). Los defectos congénitos no son solo la venganza justa por el grosero quebranto de la Ley, sino que también son el regalo de la Naturaleza; el cómo deshacerse de la carga de valores negativos en su cuenta evolutiva. Conocemos perturbaciones transitorias de la responsabilidad como expresión de la ebriedad o de las drogas; eventualmente, también como resultado de un trauma.
La responsabilidad del hombre está garantizada por el sistema nervioso central, al que pertenece principalmente el cerebro y la médula espinal, ésta con una longitud aproximada de medio metro. El cerebro humano está considerado como la más complicada estructura material del universo. El cerebro no está dotado con la capacidad de sentir dolor. En el cerebro físico se encuentran unos 100 mil millones de neuronas que, conectándose entre sí, forman uniones, que permiten la actividad eléctrica del cerebro. Neurona es el nombre de la célula nerviosa. El grueso de la materia gris varía entre 1.5mm hasta 3mm, y se parece a la superficie de una nuez.
La responsabilidad del ser humano le otorga al hombre la capacidad de pensamiento lógico para elegir entre distintas opciones y valores, con sus respectivos órdenes jerárquicos. El conocimiento de esta jerarquía es importante para el sano desarrollo del hombre hacia las metas predeterminadas por la Naturaleza para cada una de las etapas de desarrollo del reino humano, que existe desde los tiempos en que se inició la nebulosa solar. La elevación de valores inferiores por sobre valores objetivamente superiores es uno de los errores más comunes de la psiquis humana, y evita que las personas entren en el camino de la Ley y la luz, que es la única que puede valorar el maravilloso regalo de la vida y la libertad de elección. El hombre obsesionado con el sexo, en principio no se diferencia del hombre que cae en las drogas. Ambos han dejado de dominar sobre su razón y su voluntad. (Napoleón Hill). El hombre que elige correctamente da valor a su vida en la Tierra, él que elige incorrectamente le resta valor a ella, aunque no sea conciente de ello. En el camino de la Ley es necesario aprender a distinguir el bien del mal, el amor y el egoísmo, lo transitorio de lo permanente (eterno), lo real de lo ilusorio (engañoso). La libertad de elección le permite al hombre no dejarse seducir por ventajas temporales y triviales para el desarrollo correcto del ser humano. Únicamente el conocimiento de la Verdad del camino de la Ley, es decir, de la luz, la democracia y la verdadera libertad, permite a la gente eludir un destino desfavorable, los trastornos de la salud, la mala inmunidad, la obesidad, la muerte prematura, y lógicamente los desastres económicos y financieros, los regimenes totalitarios, las catástrofes naturales y militares.


2. Una cosmovisión propia es el mayor sistema conductor del hombre

Una cosmovisión propia se construye juntamente con la adolescencia. Mayormente el hombre asume las opiniones de los padres, que luego pueden cambiar bajo la influencia de la escuela, los amigos, las propias experiencias de vida y, principalmente, a causa de las experiencias pasadas, es decir, de los dones hereditarios alcanzados en vidas anteriores en la Tierra. La cosmovisión, es decir, la ideología, puede entenderse como opiniones sobre lo que es el universo y el sentido que tiene la vida humana. El pilar de toda cosmovisión es su ética, que debe reconocer la existencia de la Ley moral, de la cual se deducen Los Diez Mandamiento y las llamadas normas morales universales. La existencia de la Ley está confirmada en la Biblia en 1 Juan 3, 4: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”. La desmoralización gradual, rastrera e insidiosa de este pilar frustra la entrada de la gente al camino de la Ley, ya que aumenta la penetración de la oscuridad en el hombre; al principio solo en su subconciencia, más tarde también en su conciencia, y así el hombre se convierte en un instrumento de la oscuridad, que le obliga servir al mal y, algunas veces, matar a otros y a sí mismo. El terrorismo mafioso actual en el mundo, ya sea hecho de forma individual, grupal, encubierto y también por el estado, es un ejemplo de que la represión externa ejercida solamente con mano dura, no es capaz de reemplazar la prevención educativa en la creación de una democracia sana y el desarrollo de demócratas en familias, escuelas y, también, en los estados. La entrada permanente al camino de la Ley no puede ser decretada ni impuesta a la fuerza. La violencia no fomenta el aumento de la luz en el hombre, que es el sentido principal de la existencia humana en el cuerpo físico en la Tierra. El impulso por lograr una cosmovisión correcta debe emerger de la voluntad espontánea del hombre, en base a su propio desarrollo. Sin embargo no es suficiente el ofrecimiento de informaciones correctas; aquí, por lo general, solo un acontecimiento decisivo bloquearía exitosamente la entrada de la oscuridad que pueda alterar al hombre. Solamente una sana cosmovisión ayuda al hombre para que, por su propia voluntad, cambie progresivamente la oscuridad que hay en su interior por la luz, es decir, por el amor altruista, que es el que en realidad da sentido a la vida. La opinión alevosa de la ideología de la oscuridad seduce a la gente a la adopción y reforzamiento de la misma con palabras como: Hagamos también el mal, para que por fin pueda existir solamente el bien. Las ventajas transitorias que trae a la gente su colaboración con la oscuridad en su camino bajo lo oscuro son insignificantes en comparación con las pérdidas futuras: “¿Qué aprovechará el hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Mt 16,26). “Los fines puros no pueden ser alcanzados con instrumentos impuros” (A. Camus).
Para muchos el concepto de libertad no está claro. Acertada es la opinión de T. G. Masaryk, quien dice, que “la libertad no es un marco vacío, en el cual cada uno pueda meter lo que quiera”. A decir verdad, allí, desde hace mucho tiempo, por la voluntad de los Legisladores de todas las leyes naturales, se encuentra la Ley moral natural, ante la cual sucumbe todo poder humano en la Tierra. Por ello, se pregunta apropiadamente el filósofo checo Emanuel Rádl: “¿Como regresamos a la convicción de que el orden moral es la supremacía del señor del mundo?” La verdadera, es decir, la libertad positiva se esfuerza por respetar las normas de la Ley; la libertad negativa de la norma niega la Ley, o la ignora y oculta o impide su conocimiento. Lo que es aplicable a la libertad, es también aplicable a la democracia; así que, se puede decir que la libertad y la democracia tienen el mismo significado y la misma esencia. Son sinónimas. “La libertad es el fin y esencia de la democracia” (T. G. Masaryk).
Solamente el despertar del espíritu humano, que es la luz de el Señor (Proverbios 20, 27) puede liberar el alma humana de la oscuridad y ayudarla a conseguir la vivificante y favorable libertad a través de la entrada al camino de la Ley. Esta principal tarea de la gente en el planeta Tierra también se ha visto reflejada hasta en los cuentos de príncipes (espíritu humano), quienes vencen al dragón de siete cabezas, es decir, las siete barreras de la luz, que dominan el alma humana, es decir, a la princesa. Son en primer lugar, el orgullo, luego la ira- si no sabes dominar la ira, ella te dominará (Séneca), la avaricia, la impudicia, con frecuencia unida al abuso del sexo, lo que puede ser la principal causa de la diabetes. La quinta cabeza del dragón es la intemperancia, la sexta la mentira y el disimulo- “La Verdad vive de Dios, y Dios vive en ella.” (Alma Excelsior) “Sean partícipes del trabajo por la verdad” (3 J 8). La séptima cabeza del dragón es la pereza, que se hace necesario separarla del indispensable descanso. Una cosmovisión propia es fuente de un estilo de vida.


3. El poder del ser humano está en la capacidad de cumplir con la meta de su cosmovisión

El fin principal de nuestros antepasados era la defensa de la existencia. Para ello les sirvieron las dotes elementales con las que también cuenta la gente en la actualidad - fuerza muscular y poder. ¿Cuán grande es la diferencia entre el poder y la fuerza? Es grande. Las fuerzas son “ciegas” y oyen a cualquiera que las domine. El poder es, al contrario, inteligente, tiene una cosmovisión propia, condicionada por la existencia de otro sistema de señales. Gracias a este poder el hombre ha dominado también las fuerzas de la naturaleza (sus fuentes de energía) y, en parte, también las fuerzas del universo (energía nuclear). El tamaño y la importancia de la diferencia entre la fuerza y el poder nos la aclara la pregunta: ¿Pudieron las fuerzas ciegas, por ejemplo de todo el universo, conceder al hombre algo, que no tienen ni conocen, es decir, la inteligencia y la capacidad de pensar y comunicarse? Podemos llegar a la respuesta correcta por un pensamiento lógico. Podemos también encontrar la respuesta correcta en la Biblia: “Tal es la grandeza de su fuerza y el poder de su dominio” (Isaías 40, 26). “Dios da fuerza y vigor a su pueblo” (Salmos 68, 36). “¡Atribuid poder a Dios!” (Salmos 68, 35). La positiva, es decir, la libertad inteligente no se esfuerza en encantar al mayor número de personas, sino que se esfuerza en una formación de la mejor calidad, que mejorase y fortaleciera los caracteres, es decir, el carácter de la gente. “En donde gobierna un sabio, se ve fortalecida la columna del pueblo” (Lao C‘). Los gobernantes insensatos que niegan la existencia de una Inteligencia Mayor y Más Poderosa, y de su voluntad y poder que se encuentran reflejados en la Ley, siempre se dirigen, al final, a un régimen totalitario; ya sea declarado u oculto. En una verdadera democracia vale el argumento, no la picardía y los puños (T. G. Masaryk). Lo más peligroso para el desarrollo saludable de una sociedad, de sus derechos humanos y del poder de los demócratas, es la conjunción de la inmoralidad del delito organizado con la inmoralidad política.
La situación en el la que la gente más sabia, que conoce y respeta la jerarquía de los valores, está supeditada a la gente dominada por la oscuridad, que ya atravesó a su conciente desde su inconciente; se le llama, según la sabiduría del pueblo, gobierno de cabras en el jardín. Un gobierno como ese puede progresivamente depreciar todas las instituciones democráticas y hacer de ellas instrumentos sumisos del totalitarismo, es quizá parte transitoria de la justicia final de la Naturaleza, es decir, la justicia (venganza) de Dios. Karl Friedrich von Schlegel (1767-1845) vio en Europa el escenario de una lucha histórica entre el bien y el mal (la luz y la oscuridad), en el cual será decidido el destino de la humanidad, y en el que juega un papel importante la cuna de la cultura filadélfica, cuyo representante es Alma Excelsior (1887-1956) y su objetiva obra literaria espiritual escrita en su lengua nativa checo.


4. El hombre debiera de llenarse de luz, no de sombra

Sobre el intercambio de la oscuridad por la luz leemos en la Biblia: “despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. (Efesios 4, 22-24). “Siempre que la vida perdure, debe crecer en más y más luz (de otro modo caería en la estolidez total) hasta la muerte. Nunca seas indiferente ni pasivo. Vivir y no saber porqué vives, significa vivir como vive la mosca o la ortiga.” (J. A. Komenský). “Aburrida es la espera de la muerte” (Hebel Johann 1760-1826). “La eterna holgazanería debiera de haberse incluido entre los martirios del infierno, pero en vez de eso, se le ha guardado un espacio entre los placeres edénicos” (L. N. Tolstói). “Es necesario modernizar el pensamiento, no las armas” (J. Johanes). “¡... transformaos por la renovación de vuestro entendimiento!” (Romanos 12, 2). Solamente la libertad positiva y activa puede limitar el gobierno de la oscuridad sobre la gente. “El hombre es libre solamente cuando vive en la verdad” (L. N. Tolstói). “Yo (Jesús) soy el camino, y la verdad, y la vida.” (Juan 14:6). “La unión con Dios le da al hombre un extraordinario poder para vencer el mal” (Alma Excelsior). “Las sabias palabras son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo” (Proverbios 4, 20.22). “Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar cosas“ (Eclesiastés 2, 26). “Los insensatos se revisten de razón por las desgracias“ (Demócritos). “¿Por qué no quieren reconocer que el universo es una inteligencia consciente cuando de él nace la inteligencia consciente?” (Cicero). “Debemos seguir por el camino del resurgimiento moral y espiritual de la sociedad. Lo más difícil en la reforma, es la reconstrucción del pensamiento” (M. Gorbachov). Debe ocurrir un nuevo renacimiento, mucho más grande que el que superamos en la edad media: un gran renacimiento, desde el cual la humanidad descubra que la ética es la verdad mayor y la mayor funcionalidad, y que de esta forma se puede liberar de esa imagen ruinosa en la que se afana” (Albert Schweitzer). Este renacimiento está vinculado con la cultura filadélfica, de la cual se escribe en Revelaciones 3, 7 13. La existencia de los portadores de la oscuridad, es decir, del mal, está plenamente sujeta a la voluntad de Dios, que permite su existencia transitoria solo en el marco de la Ley. Así es que, la existencia de gobernantes totalitarios en la historia del reino de la humanidad no es la expresión de una casualidad y no han vivido en contra de la voluntad de Dios, es decir, NNI. En condiciones de reformas de la sociedad, serán la responsabilidad, la moralidad y la calidad moral de la gente el factor motor más importante y la garantía absoluta de una vida feliz. (Prof. MUDr. Jana Synková, Dr.Sc.). Es necesario liberarse del incumplimiento de la Ley, de ningún modo liberarse de la Ley.

11/2011


 

<< RETORNO

 

Cтарт / Start: 1.3.2007
Oригинал / Original: www.spmz.info
SPMZ • Nádražní 28, 783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech republic

IBAN: CZ81 0300 000 0002 5734 6517
BIC: CEKOCZPP

thank you for your support!