17. Canta la canción de la persona cuyo pan comes



El mencionado dicho expresa la experiencia de la vida según la cual un hombre dependiente existencialmente de su jefe inmediato está obligado a cantar su canción, es decir comportarse según sus requisitos. Los niños en una familia o los empleados en un empleo pueden ser un ejemplo. En la Edad Media, los siervos lo llevaban bastante peor. Los esclavos en la Edad Antigua no eran considerados ni siquiera como personas sino como cosas, a los que el esclavista podía tratar de manera arbitraria. Hoy en día, el poder estatal es superior a toda la gente. Pero éste no ha sido jamás ni lo será nunca el primordial y más alto donante del pan porque lo es tan sólo la Naturaleza que ha programado tanto la creación del grano como la del hombre y ha creado las condiciones externas necesarias para su crecimiento, creadas por el Sol y el planeta Tierra. A estas condiciones pertenece también la canción de la Naturaleza, representada por la Ley-orden natural-social-moral (de ahora en adelante tan sólo Ley) que el hombre no tiene que observar dentro del marco de la libertad otorgada a él por la Naturaleza. Sin embargo, sigue en vigor lo de que uno cosecha lo que siembra.
Las desiguales vicisitudes y condiciones de la vida en la vida de los individuos, familias, naciones y razas son evidentes, pero esto, sin conocer sus causas originales (el no cantar la canción de la Ley), no es suficiente para la afirmación de que un orden justo en el desarrollo del imperio humano no existe. La ignorancia del hombre no puede ser una prueba de que algo es o no es. La negación de la existencia de un orden justo les abre en la mente humana la puerta a la criminalidad, amoralidad y totalitarismo. Tan sólo cuando el hombre madure como para reconocer la Ley y de su propia voluntad le empiece a acomodar a ésta su pensamiento, sentimiento, objetivos, palabras y hechos, a contrapelo de los obstáculos internos y externos, empezará a crear un límite en su mente que divide a la gente en demócratas y no demócratas. El mismo límite-muro de pensamiento distingue también la opinión mundial democrática de las demás no democráticas. Bien, de forma segura, sin miseria y endedudamiento tan sólo se vive donde se canta la canción de la Naturaleza, no la canción del egoísmo personal o de grupo.

En Štěpánov, el 1. 6. 2011, SPMZ, František Venzara


Nuestra dirección:
SPMZ - gerente JUDr. František Venzara
Nádražní 28
783 13 Štěpánov u Olomouce
Tschechische Republik - Czech republic

 

<< RETORNO

 

Cтарт / Start: 1.3.2007
Oригинал / Original: www.spmz.info
SPMZ • Nádražní 28, 783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech republic

IBAN: CZ81 0300 000 0002 5734 6517
BIC: CEKOCZPP

thank you for your support!