6. El comer carne no le permite a la gente vivir de acuerdo con la naturaleza, el universo y sus leyes



Todo el imperio humano, desde el comienzo de su evolución física, ha sido provisto de un sistema digestivo herbívoro, a diferencia del imperio animal, en el cual son vegetarianos solamente, por dar un ejemplo, los elefantes, las jirafas, los camellos, los hipopótamos, los unicornios, las gorilas, los canguros, las liebres, los caballos, las cabras, las ovejas, los cerdos, los toros y, sobre todo, nuestras vaquitas. La enfermedad de las vacas locas y la posibilidad de que se transmitiera esta enfermedad a la gente fue un aviso contundente de que las intervenciones humanas en los órdenes dados por la naturaleza, no solamente los alimenticios, no se pueden forzar impunemente. El hecho de que el sistema digestivo humano sea capaz de digerir también la carne de los animales – a diferencia de los herbívoros en el imperio animal que no tuvieron esta libertad de elección – no se puede interpretar como una aprobación por parte de la naturaleza de que el hombre coma la carne, de manera excepcional, también en el período en el que los alimentos vegetales no escaseen. La opinión errónea de la gente que compra carne es que no coparticipa en la responsabilidad de lo que sucede en los mataderos. Es sobre todo esta gente, junto con la industria de la carne, los responsables de que los mataderos de animales sigan existiendo y sean la causa principal de los mataderos humanos en las guerras.


El hecho de que la gente es herbívora lo evidencia, sobre todo, su sistema digestivo con el intestino delgado de 6 a 7 metros de largo, para que haya suficiente tiempo para la absorbencia de las sustancias nutritivas de los alimentos vegetales. Los carnívoros tienen unos intestinos considerablemente más cortos. Los carnívoros no sudan sino que regulan la temperatura corporal sacando la lengua y respirando rápidamente. Los herbívoros tienen agujeros en la piel mediante los cuales regulan la temperatura corporal y también segregan sustancias residuales. La enzima ptialina en la saliva de los herbívoros les ayuda a descomponer bien el almidón de los azúcares. La saliva de los carnívoros no contiene la ptialina. Los carnívoros segregan diez veces más ácido clorhídrico que los herbívoros ya que lo necesitan para descomponer la carne y los huesos en la comida. Los carnívoros tienen unas mandíbulas que solamente se pueden mover en dirección vertical; los herbívoros, a su vez, tienen unas mandíbulas que se mueven también a los lados para facilitar la masticación. Por favor, comprueben esta verdad con su mandíbula. La carne y la fuerza de todos los animales herbívoros, especialmente los elefantes, no surgió a base de la carne de otros animales sino de las plantas, así que el comer carne es solamente un elemento intermedio de sabor superfluo que para producir 1 Kg. de carne requiere 16 Kg. de cereales. En vista del ritmo actual del crecimiento de la población en el planeta Tierra (dentro de doce años habrá un billón de personas más) también es bueno saber que 100 gramos de carne le proporcionará al hombre 133 calorías, pero la misma cantidad de trigo le proporcionará al cuerpo humano 331 calorías,  de guisantes 344 calorías,  de arroz 356 calorías, de nueces peladas 682 calorías y de mantequilla 793 calorías. También sabemos que los riñones del hombre que consume carne están sometidos a un triple de carga que los de los vegetarianos. Los consumidores de carne comen carne envenenada por la depresión, terror y llanto de animales maltratados y matados. Esto ocasiona, por consecuencia, trastornos mentales en la gente. El comer carne fomenta, entre otras cosas, la sexualidad anormal y pervertida. Cada ser que se alimenta de carne promueve el desarrollo de la violencia en el mundo sin darse cuenta.


Platarcos rechazó el consumo de carne preguntando: “¿De dónde vino lo de mancharse con sangre a pesar de tener otras muchas maneras de subsistir?” ¿Por qué niegan que la Tierra sea capaz de mantenerles? ¿No les da vergüenza regar con sangre y muertos los frutos de la Tierra? Zaratustra fue al grano explicándoles a sus conciudadanos que la fuerza del universo llega a los frutos y plantas con los rayos del sol. Por tanto se llenan de Sol cuando consumen los frutos del campo. ¡Llénense con sus fuerzas espirituales! Henry David Thoreau no dudó de que la raza humana, en el curso del desarrollo gradual, abandonara el consumo de animales de la misma manera que las tribus primitivas dejaron de comerse los unos a los otros cuando tuvieron contacto con un grado de civilización superior.


En la actualidad también la ciencia médica que antes apoyaba el consumo de carne llegó a la conclusión de que el comer carne no beneficia sino que perjudica el desarrollo sano de la gente. La ADA (American Dietetic Association) que no es una organización vegetariana publicó, en el año 2003, un documento en el cual aparece que una nutrición vegetariana bien planeada es sana, tiene un valor nutritivo suficiente y ofrece las ventajas de prevención de ciertas enfermedades y su tratamiento. El punto de vista de la ADA resume los conocimientos científicos actuales de los especialistas en la esfera de nutrición. La razón de la ADA la verificaron ya los daneses durante la 1ª Guerra Mundial y, durante la 2a Guerra Mundial, los noruegos. En el curso de la 1ª Guerra Mundial el bloqueo marítimo total de Dinamarca forzó a este país a adoptar un programa ahorrador de un año de duración que casi eliminó el consumo de carne de este pueblo. Para sorpresa de las autoridades, las estadísticas de finales de año mostraron una mejora del estado de salud de los habitantes y la disminución de la mortalidad en un 17%. Un programa similar adoptado en Noruega durante la 2ª Guerra Mundial dio los mismos resultados y además reveló una disminución sustancial de la tasa de mortalidad a causa de trastornos del sistema de circulación sanguínea. Al terminar las medidas de ahorro, la carne volvió a pasar a ser un alimento común de los ciudadanos, la mortalidad en ambos países volvió al nivel pre-guerra. ¿Por qué la gente y sus líderes se olvidaron de esta experiencia?


El rechazo de comer carne por parte de la gente es razonado por la opinión filadélfica según la cual el hombre tiene astralidad en su alma que es común para el animal y el hombre. Por lo tanto el hombre podría criar animales domésticos, pero no para carne. Podría criar también las vacas para leche y carne pero no debería matarlas y comerlas. La gente que come su carne come los cuerpos de sus hermanos menores, con lo cual cometen un fratricidio. Tan sólo cuando la gente renuncie al consumo de carne, la moral y el progreso mundial florecerán de forma imprevista. Tan sólo en ese momento se aplicará realmente el principio del omniamor de Cristo en la Tierra. El consumo de carne sucesivamente conlleva al vertimiento de sangre y se descarga mediante guerras. Por lo tanto, la paz mundial depende, al mismo tiempo, no solamente del desarrollo de la inteligencia y moral humanas sino también del omniamor que se manifiesta hacia los demás imperios, sobre todo hacia el imperio animal y vegetal.


El no comer carne por las razones mencionadas arriba se puede clasificar entre los principios fundamentales de la opinión mundial para crear una democracia ejemplar.








JUDr. František Venzara
Nádražní 28
783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech Republic



 

<< RETORNO

 

Cтарт / Start: 1.3.2007
Oригинал / Original: www.spmz.info
SPMZ • Nádražní 28, 783 13 Štěpánov u Olomouce
Czech republic

IBAN: CZ81 0300 000 0002 5734 6517
BIC: CEKOCZPP

thank you for your support!